IMAGEN PIXELES - UN AMOR EXTRAVAGANTE
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

EL AMOR EXTRAVAGANTE DE DIOS
Una tremenda amiga, enamorada como yo hasta el tuétano de los huesos del Padre Creador, compartió conmigo una porción de la Escritura que necesito compartirte. Es en Efesios 3:14-20 y está en la delicada y dulce versión The Passion. Te invito a observar las palabras y frases que aparecen resaltadas. Este amor extravagante de Dios por nosotros es algo que hay que tratar de entender.
En esta cita, el apóstol Pablo le escribe una carta a los hermanos de la iglesia de Efesio:
“…Oro para que descubras dentro de ti las riquezas ilimitadas de Su Gloria y su favor, hasta que la fuerza sobrenatural inunde tu ser más íntimo con su poder divino y su poder explosivo. Luego, al usar constantemente tu fe, la vida de Cristo se liberará en lo más profundo de ti, y el lugar de descanso de su amor se convertirá en la fuente y la raiz de tu vida. Entonces tendrás la facultad de descubrir lo que experimenta cada santo: esa magnitud del asombroso amor de Cristo en todas sus dimensiones. ¡Qué profundamente íntimo y de gran alcance es su amor!… Es un amor sin fin, más allá de la medida que trasciende nuestra comprensión. Este amor extravagante se vierte en ti hasta que te llenas, hasta desbordarte con la plenitud de Dios”.
Ilimitado – Su mente ilimitada y soberana fluyendo a través de tu mente te hace tener acceso a los más altos pensamientos y misterios. Te hace ver lo escondido y percibir lo que no se ve a simple vista. Entender esta gran verdad te transforma ahora en un ser espiritualmente ilimitado.
Sobrenatural – en otra versión bíblica declara “la supereminente fuerza”. Esa fuerza sobrenatural que levantó a Jesucristo de los muertos es la que opera en nosotros, y a veces dudamos de ello. Cuando lo interiorizas, te conviertes en un ser espiritualmente invencible. Comprendes que tu enemigo fue vencido y está bajo la planta de tus pies.
Se liberará en ti – al fluir constantemente en tu intimidad con Dios, la misma vida de Cristo, su poder, su autoridad, su fuerza y su sabiduría son liberados en ti. Se rompe y se desbarata tu hombre exterior (lo que eres por naturaleza) y sale al exterior la esencia de tu espíritu fecundado por el Espíritu de Dios.
Descanso – nada mós liberador que poder vivir en la seguridad de Su Amor, su perdón, su misericordia infinita, su ternura como Padre. Saber que Él es nuestro alto refugio, nuestra dulce guarida, nuestra torre fuerte; y que en El Podemos vivir confiados porque Él reina sobre nosotros es vivir en un eterno y dulce descanso.
Fuente – Su amor es una fuente que no cesa de fluir. Esa fuente emana aguas vivas, frescas, de sanidad y restauración. Esa fuente donde podemos saciar toda clase de sed, y que se mantiene vivificando y manteniendo nutrida nuestra raiz, nuestra esencia.
Invade todas las dimensiones – Es tan potente y transformador que remueve tristezas y rencores. Ahoga y pudre todo yugo. Remueve raíces, arranca, desbarata y deshace. Pero también renueva, reconstruye, renueva y levanta.
Ese amor extravagante de nuestro Dios todo lo cubre. El te mira con sus ojos de Creador; el que hizo depósitos en ti y te diseñó desde la eternidad con un propósito precioso. Si es una madre, que al ver la criatura que acunó en su vientre por nueve meses, olvida todo dolor y la sobrecoge tan gran amor, cuánto más AQUEL que te pensó, te diseño y te traspasó sus esencias con su soplo de vida. Siempre verá tu potencial.
Sus ojos que todo lo ven siempre te mirarán con misericordia, bondad y extravagante amor. Siempre tendrás oportunidades en él porque el mismo amor que te tuvo al pensarte y crearte, es el mismo que te tendrá hasta el final.
¡Su amor extravagante no tiene sombra de variación!

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

¿DIOS HABLA?

¡Lo hace, y de tantas maneras! No puedo hablar por nadie más; sólo por mi experiencia propia.

Ver Más »

Subscribe to our Newsletter

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Share this post with your friends

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *